La adoración a nuestro Dios, de acuerdo a las Sagradas Escrituras, ha sido un ministerio de siglos practicado por las iglesias cristianas. En nuestra iglesia es un ministerio muy importante. Ven, adora con nosotros y se parte del mismo.